Adiós 2018, Bienvenido 2019!

Esto ya es un clásico. Todo el mundo lo hace y yo no podía ser menos. 
...Con ustedes, mi balance de fin de año!!


Este año podría calificarlo de "variado". Si, variado. Lo que no significa ni malo ni bueno, per sé. Hay de todo. Si. Este año se parece bastante a la imagen de arriba.

A veces las cosas parecen malas en un principio, pero luego te das cuenta de que la cosa no era tan así, incluso en ocasiones, son situaciones muy favorables en la medida que el tiempo avanza.
El año 2016 rechacé una oportunidad laboral bastante interesante en una importante clínica del sector oriente de Santiago. Los motivos: estaba en medio de un proyecto laboral en el hospital - casi personal - y no quería dejarlo trunco. Pensaba que si le dedicaba tiempo, podía transformar esa idea en algo concreto con impacto social. El otro motivo era más banal: aumentaba mi tiempo de viaje a casi 2,5 hrs diarias, lo que me restaba mucho tiempo para mi familia. Al inicio pensé que la había embarrado al rechazar esa oportunidad. Luego me enteré de que hubo una re-estructuración (eufemismo para decir desvinculación de personal) importante de esa clínica y el área en donde hubiera ido fue una de las más afectadas. Por otra parte, pude continuar mi proyecto del modelo de seguimiento oncológico que implementé a principios del 2017.
También me ofrecieron un puesto a nivel central, el cual también rechacé por motivos similares, pero fundamentalmente, a que yo estaba en una parada de implementación de proyectos de colaboración y la institución a la que me iría no goza precisamente de un ambiente de colaboración. Sino más bien, de egoísmo y "estrellas". No calzo. Además, estaban ad portas las elecciones presidenciales y era muy probable que cambiaran las cosas en corto plazo.

Pero, a ver!! ¿Que esto no es un balance del 2018 y estoy hablando de cosas del 2016/2017? 
Quiero poner esos temas sobre la mesa como contexto, de lo contrario, lo que deseo transmitir en este artículo no se entendería adecuadamente.

Sigamos...

Los resultados de mis proyectos se vieron reflejados durante este año. Fueron producto de varios años de desarrollo y trabajo, pero logramos generar un impacto directo en las personas. Algunas de las iniciativas ya las he contado en este blog, los invito a revisarlas.
Entremedio, obtuve varios reconocimientos y premios en concursos de innovación, no solo con este proyecto de seguimiento oncológico, sino que también con otras iniciativas que pude desarrollar en la institución. 
Esas iniciativas se hicieron "conocidas" por algunas personas, lo que me llevó a contar la experiencia en varios lugares, en varios servicios de salud e instituciones públicas y privadas. Era algo así como un referente. Aún me cuenta asimilar eso, debo decir.
Una cosa loca que hice fue postular con mi iniciativa a un congreso latinoamericano de gestión de proyectos y quedé seleccionado como expositor! A todos les extrañaba qué hacía ahí, pero creo que luego de mi charla quedó claro el porque. Calzaba perfecto. Poco usual, pero perfecto.
Postulé a otros congresos y no quedé.
Uno de mis ideas más queridas es la de OpenSalud. Esa idea nació por el 2014, creo. Durante el 2015 y 2016 intenté llevarla a cabo, pero no funcionó. En el 2017 lo intenté de nuevo, pero tampoco salió bien. Demanda incluida (por uso de un nombre registrado), la cual perdí. Durante el 2018 lo intenté nuevamente. Ahora con más experiencia eso sí. Y si bien aún es un proyecto que debe madurar, ya tiene más forma. Si incluso de algunas universidades me han contactado para hacer cosas juntos. Si hasta estuve en Corfo! Gracias al Centro de Innovación UC por acogerme.

No todo era bueno. A mediados de año falleció mi madre. No voy a entrar en muchos detalles en este momento (tengo un artículo dedicado a ello que publicaré pronto). Por ahora, solo decir la gran tristeza que eso significó, pero a la vez, me permitió vivir en primera persona lo importante que es el servicio público, el impacto que puede generar en las personas (para bien y para mal) y lo mucho que nos queda por avanzar.

Todas esas decisiones, más allá de buenas o malas en su momento, me permitieron conocer a muchas personas que no hubiera conocido de otra forma. Este 2018 he conocido a más personas que en muchos años. Muchas de éstas personas son increíbles! A veces crees que estás un poco solo en este mundo luchando, pero te das cuenta que hay otras personas que están en la misma. El problemas es que esas personas no se conectan y no porque no quieran, sino porque hay pocos espacios para ello. Esa es la idea de OpenSalud. Proveer de un espacio de conexión a personas que no se encontrarían de otra forma. Al revisar el balance del año, me di cuenta de que todos los proyectos en los que he estado involucrado tienen que ver con conectar personas y armar redes de colaboración. Es allí donde surge la magia.

Si. Este año ha sido variado. He visto los resultados de varias de mis iniciativas. He conocido a decenas de personas que nunca pensé hacerlo. Me ha tocado contar y exponer mis ideas en distintos escenarios e instituciones. Logré llevar a cabo, por fín!!, mi emprendimiento. Concluí varios cursos y diplomas. También la pasé mal. Está lo de mi madre, por cierto. En lo laboral, me equivoqué al subvalorar el impacto de uno de mis proyectos, lo que me trajo consecuencias negativas dentro de la institución. Bueno, no es mi primer error (tengo una larga lista de ellos) y tampoco será el último. Esto lo veo más como una oportunidad que como algo malo. Al igual que mis decisiones del 2016, al final me permitieron crecer y aprender, de ésta instancia sacaré el aprendizaje. Parafraseando a Ignacio Fernández, todo ello me ha permitido aumentar mi nivel de automaestría y comprender que el alto rendimiento solo se alcanza en ambientes relacionales, de confianza y colaboración.

Esto me lleva a pensar en el 2019 como un año de seguir avanzando en mis proyectos personales. De seguir siendo un facilitador de redes. De seguir ayudando a otros. También, en buscar y, esta vez, tomar opciones diferentes. Me gustaría que el 2019 no solo sea de consolidación y expansion de mis proyectos, sino de "probar otros sabores". Quiero hacer cosas imposibles. Quiero experimentar más desafíos que me hagan poner todos mis conocimientos y energías en resolverlos. Que me permitan continuar aprendiendo de personas increíbles.


Feliz 2019!!

Comentarios

  1. Que buen escrito.. "a veces crees que estás un poco solo en este mundo luchando, pero te das cuenta que hay otras personas que están en la misma"... y pucha que cuesta, pero solo los valientes no se dan por vencidos...espero seguir leyendo tu blog, muy interesante e inspirador. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Artículos más populares

Aplicación de la teoría de colas en la gestión de pacientes

Aplicación de metodología LEAN en la gestión de casos GES

¿Son eficientes los hospitales públicos de Chile?

¿Cómo evaluar el desempeño de un hospital en GES?